CMR
RSS
Entrenar tu mente para que tu competición interior sea un éxito
  • Inicio
  • Servicios
  • Contacto

Igor Anton

“¿Saben quién fue la segunda persona en poner pie en América? Todo el mundo conoce perfectamente que el primero fue Cristóbal Colón, pero nadie sabe quién lo hizo tras él. Consulto a todo el mundo y no hay quien responda a mi pregunta. En el fútbol es igual, la gente sólo se acuerda de quien gana, no de quien queda en segundo lugar. El éxito consiste en la victoria”. Quien afirma esto es Carlos Bilardo, el que fuera campeón del mundo como seleccionador argentino y que construyó toda una filosofía de comportamiento (para muchos, profundamente desafortunada) en el fútbol y también en la vida.

El bilardismo incluía no disfrutar en muchas situaciones. Tanto es así que, tras ganar por 3-2 la final del Campeonato del Mundo del 86 en México ante Alemania, no la llegó disfrutar (ni tan siquiera se quedó con su trofeo, que lo regaló, aunque hoy esté profundamente arrepentido) porque los germanos les habían metido dos goles en estrategia. No es el caso de Igor Anton. Sus declaraciones en Arrate, tras perder una Euskal Bizikleta que parecía que la tenía ya ganada tras su ataque en el último puerto, reflejan una mentalidad positiva y un carácter alegre. Además, suenan a muy sinceras y no una pose, algo que se supone que hay que decir, lo políticamente correcto. ¿Su satisfacción revelaba una falta de espíritu ganador? No parece que sea su caso, un corredor que fue capaz de atacar en la primera etapa alpina del Giro en su primer año como profesional. Yo creo que responde más a un modo productivo de afrontar los acontecimientos, el de tener la determinación por conseguir el objetivo y, posteriormente, saber disfrutar con lo obtenido. Y es que como decía alguien al referirse al éxito, éste consiste en querer llegar al cielo y luego conformarse con alcanzar la gasolinera.

Lo que ha demostrado hasta ahora seduce. Probablemente le falta lo más difícil: pasar y mantenerse en el escalón de los grandes. Desde un punto de vista psicológico podemos caracterizar los deportes desde el esfuerzo, la ejecución técnica y la toma de decisiones. En el ciclismo, el esfuerzo se relaciona con la tolerancia a la fatiga y al dolor de piernas. La ejecución técnica óptima supone ahorro en el gasto de energía y una mayor eficiencia en el rendimiento. En no pocas situaciones tiene que ver con el miedo (“bajaba cuadrado”) o con la ansiedad disparada cuando alguien se juega una vuelta en la contrarreloj final. La toma de decisiones (el pinganillo convierte en muchas ocasiones a los corredores en piezas de ajedrez movidas por su director) se asocia al control emocional y a características de personalidad como son el atrevimiento o el miedo. Si a su talento, determinación y compromiso, suma estas habilidades psicológicas y las destrezas sociales necesarias en un deporte de equipo (solidaridad, compañerismo, liderazgo positivo, etc.) harán de él un corredor consistente y fiable en el universo de las estrellas.

Su forma de entender el ciclismo y manera de ser suponen un soplo de aire fresco en un deporte tan vapuleado. El deporte vizcaíno tiene otro referente, alguien que ilusiona a la afición txirrindulari y al público en general.

Ha llegado el turno de mis vacaciones. Que disfruten del verano

0 comentarios

Sin comentarios por el momento...

Puede dejar su opinión rellenando el siguiente formulario.

Debe registrarse para dejar un comentario.

Inspirado en Neoclassical Theme y Aquatic .separador Plataforma Wordpress. separador Diseño: VCD